Palmeiras derrotó 2-0 a Boca Juniors en la Bombonera por la cuarta fecha del Grupo H de la Copa Libertadores.

La escuadra brasileña abrió el marcador a los 39′ por obra de Keno. Los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto nunca bajaron los brazos y lucharon por conseguir la igualdad antes del descaso; sin embargo, esta nunca llegó.

A los 67′ apareció Lucas Lima para sentenciar el 2-0 a favor del ‘Verdao’ en la Bombonera. El resultado no se movió más.

o había un clima previo como los que acostumbra a deslumbrar la Bombonera. Esa que muchos minutos antes de que salgan al campo los equipos empieza a latir al ritmo de las canciones y los saltos inagotables. Esta vez, se respiraba tensión y preocupación. El hincha sabía que era un partido clave para las aspiraciones: ganando, la clasificación a octavos estaba casi sellada; perdiendo, había que preparar las armas para imponerse en Colombia. Y se sabe que esteBoca , pese a que anoche cumplió 500 días como puntero nacional, últimamente no traslada una plena confianza. Especialmente en los partidos como los de anoche. Porque Palmeiras no era un rival fácil para Boca. Y esa sensación terminó haciéndose realidad: los de Guillermo perdieron un partido que era fundamental. Y, como se anunciaba desde hace varios partidos, Agustín Rossi tuvo una gran responsabilidad: apagó bruscamente el mejor momento de su equipo.

En algún que otro partido, la gente había desaprobado su juego con los pies. De hecho, anoche, en el primer minuto, paralizó los corazones xeneizes cuando rechazó con Keno encima y casi comete un blooper que estuvo cerca de terminar en gol. No obstante, será difícil encontrar una respuesta coherente que explique lo que decidió hacer a los 22 minutos del complemento: salió afuera del área a cabecear un pelotazo, chocó y lastimó a Vergini, dejó corto el rechazo y, en la desesperación, nunca reaccionó para retornar al arco luego de varios rebotes: se despertó cuando el sombrero de Lucas Lima, la figura de Palmeiras, estaba a pocos metros de inflar la red y sacudir a la Bombonera. ( La Nacion )