VER AL HISPANO EN LA LIGA NACIONAL ME GENERA ORGULLO

Lo afirmó José Luis García, que regresa como asistente del entrenador Javier Bianchelli, al primer equipo del Hispano Americano para la próxima temporada de la Liga Nacional de Básquet; en esta extensa entrevista,García, quien fue partícipe del camino de ascensos del equipo más austral del país, que lo depositaron a la máxima categoría, nos cuenta su vuelta, su  recuerdos, sensaciones e ilusiones para este nuevo desafío, otra vez desde la banca con su amado club.

El regreso

“Fueron varios años con Bernardo (Murphy), de muchas emociones, de muchos sacrificios, de no estar con la familia, porque esos horarios eran de entrenamientos, de viajes, de partidos; llegó un punto que estaba cansado y a penas ascendimos decidí tomarme un tiempo; ese tiempo se fue alargando, por diferentes situaciones y ya me venía picando el bichito de verlo de afuera, veía como otros lo disfrutaban, de saber también, cuánto tiempo más uno iba a poder hacer esto o sumarse, cuantos años más el Hispano puede estar en la Liga Nacional, ahí empecé a generar un acercamiento.

 

 “El año pasado había comentado que tenía intenciones de sumarme, si había alguna posibilidad, que me avisaran. Este año volví a comentarlo y las chances estaban más cercanas, cuando tenemos ganas somos los peores negociadores del mundo, el acercamiento se produce porque estaba deseoso de estar, de participar, de hacer la experiencia, de vivirlo, de seguir aprendiendo: de crecer, de vivir la Liga desde adentro, de poder aprender del entrenador, de la relación con los jugadores y poder aportar lo que uno puede al grupo, el sentido de pertenencia y el hecho de que uno es de acá. Está bueno que dentro de los equipos haya gente que sea del club, que entienda lo del corazón, de lo afectivo, que también le sirve a los demás para poder entender el club al que vienen”.

José Luis García junto con Federico Corbaz serán los ayudantes técnicos del flamante entrenador del Hispano Americano, Javier Bianchelli.

“Tuvimos unas pequeñas conversaciones con Javier ( Bianchelli), me dejó saber su apertura con respecto al trabajo, su colaboración en lo que será la Liga Desarrollo, que esté uno a la cabeza con el acompañamiento de ellos para poder darle mayor cuerpo a ese trabajo; y después las charlas normales de formación del equipo, de lo que se está buscando. Sí, previamente cada uno había hecho las averiguaciones de saber quién es quién. Deseosos de poner primera y empezar a trabajar”. 

“De Chiquilín te miraba de afuera…”

Hacía varios días que tenía la sensación que se iba a dar este regreso, las dos partes veíamos que iba hacer así, estábamos tratando de cerrar algunos detalles; al principio traté de no ilusionarme demasiado por si no se daba y una vez que se dio, a las horas y a los días a uno le va cayendo las fichas de situaciones y de cosas, me tomé un día o dos para subirlo a mis redes sociales de que lo había confirmado, pero realmente lo que puse fue “De chiquilín te miraba de afuera…”, que es una imagen muy clara y fuerte, de esas sensaciones que veías tan lejanas y que en este momento, porque se hizo un trabajo de muchos años, porque se fue ascendiendo de categoría en categoría y ahora nos encontramos con esta realidad, estoy en esa misma Liga Nacional en la que veía jugar a (Marcelo) Milanesio, y a tantos jugadores que los veía inalcanzables o que idolatraba a mis dieciséis años y ahora estar en este momento trabajando en esta misma competencia es una sensación rara”. 

El Hispano Americano se ganó un lugar importante en la Liga Nacional de Básquet

Hace varios años que no tenés que explicar de dónde venis; decís “soy de Hispano Americano” y no te piden ninguna explicación más; antes, cuando me fui a estudiar, decía que jugaba en el Hispano y tenía que dar una especie de reseña para dar a conocer de dónde era el club. Será el cuarto año en la Liga Nacional.

El Hispano Americano tiene una repercusión fuerte en la máxima categoría, el hecho que los partidos no sean los viernes y los domingos, como históricamente se hacían en la Liga Nacional; no queda muy cómodo para la mayoría de las personas, la gente que se acerca por primera vez a ver básquet, se queda enganchada, le gusta, pero lo peor de todo y lo más triste, es que se lo va a valorar el día que esa realidad no esté, cuando te des cuenta lo difícil que será volver a estar ahí. A veces hago un repaso de los distintos jugadores, que pisaron el Tito Wilson y vinieron a nuestra ciudad por el Hispano: Vildoza, Gallizzi, Deck, podés hablar de muchas figuras del básquet argentino, pasaron por Río Gallegos, tuvieron tirando al aro en el Tito Wilson un día antes de cada partido, estar al borde de la cancha observando a jugadores de primerísimo nivel internacional.

El señor de los ascensos

“2008/2009 En la  Liga Patagónica me hago cargo del primer equipo,  ascendemos a la Liga B, jugando en Esquel; me alejo de los mayores, me quedo en categoría inferiores, se juega 5 años la Liga B, que pasó a llamarse Torneo Federal, Bernardo Murphy toma el primer equipo, me sumo como asistente, logramos el objetivo del ascenso al Torneo Nacional de Ascenso; jugamos un primer año bastante bueno, nos metimos en los play off y para el segundo año en el TNA acomodamos el equipo, las cosas se fueron dando bastante bien, en los play off barrimos series, hasta llegar al partido decisivo con Barrio Parque y vivir aquella noche en el Tito Wilson, la más importante de todas las noches, un gimnasio repleto, vio al Hispano Americano ascender a la máxima categoría del básquet argentino. Ese fue el camino hasta acá y ahora nos encuentra en una Liga Nacional y ver que se puede hacer y cómo se puede representar a nuestro club de la mejor forma”.

“Ver al Hispano Americano en la Liga Nacional me genera orgullo, existe mucha gente que trabaja, que se esfuerza, desde todos los lugares, desde los cuerpos técnicos, hasta los dirigentes, los que pasaron y que tuvieron que ver con eso, lo que hicieron que el Hispano está por méritos propios, sin comprar ninguna plaza, simplemente se ganó el lugar y genera orgullo; saber que cuando se trabaja y se tira todo para un mismo lado pueden pasar cosas buenas y al club le ha pasado”.