Seguro que duele cuando uno sale a darlo todo para conseguir la victoria, para adueñarse de una final; el corazón late a mil, la exigencia es máxima; pero como en toda competencia unos ganan, otros pierden; en ese instante, en el silbato final, miradas bajas en el recuerdo de todo el esfuerzo, entrenamiento; pero cuando la frecuencia cardíaca se normaliza, la ducha refresca, mirar a los compañeros, recordar el camino, pensar cuando se proyectó el objetivo y la realidad superó todas las expectativas… Cuando se dan cuenta que este presente es parte de la gran historia; que cada jugador, entrenador, asistente, preparador físico, colaborador, personas como la sub comisión de fútbol hicieron posible vivir este sueño… “Llegar a esta instancia es ganar”, afirmó Mariano Palermo, arquero, capitán, figura, uno de los jugadores experimentados de este plantel que hizo que escribió la historia del fútbol Celeste  “El Hispano Americano hacía 40 años, que no jugaba torneos de esta características y cuando empezó el proyecto a este Torneo Federal C, nos armamos, trabajamos mucho y nuestro primer objetivo era pasar la zona de grupos, nos fuimos convenciendo, nos dimos cuenta que éramos superiores a los rivales a los cuales nos enfrentábamos y llegamos a un lugar que es una final, que en enero o diciembre no era pensado, por la inexperiencia de muchos jugadores, y la verdad que si bien uno quiere ganar todos los partidos, llegar a esta instancia final para nosotros fue un premio por el esfuerzo, por todo lo que hicimos”.

Reconocer al rival…

Tan inmenso como fue defendiendo el arco del Hispano Americano para arribar a la final del Torneo Federal C, también es de gran deportista reconocer que la finalísima ante Unión San Martín Azcuénaga de Comodoro Rivadavia se la llevó el que fue mejor en esta serie “La idea era mantener el cero en el arco y aprovechar las situaciones que se presentaran y muy pronto abrieron el marcador, con una jugada desafortunada, después empezamos a jugar bien, tuvimos más el balón, no fuimos profundos pero sí tuvimos la pelota, sacársela, ellos metían pelotas profundas pero lo podíamos contener bien y el segundo gol de ellos en el tiempo adicional nos mató, porque irnos al entre tiempo con dos goles abajo, con la serie tres a cero y en ése momento fue muy duro; después con el tema de las expulsiones el partido quedó desdibujado, ellos fueron superiores en la serie, tuvimos mucha suerte en el partido de local, la serie se terminó definiendo para el mejor, bien merecido lo tienen”.