España derrotó a Argentina con un lapidario 6-1 tras una gran actuación del jugador del Real Madrid, Isco Alarcón quien se anotó un triplete en este martes en el partido amistoso entre la dos selecciones  disputado en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid.


Diego Costa, Thiago Alcántara e Iago Aspas también marcaron por España.

Luego de perderse la victoria 2-0 ante Italia en Manchester el viernes pasado como precaución por problemas musculares en la pierna derecha, se esperaba la presencia de Messi para enfrentar a la Roja.

Pero el astro del Barcelona volvió a ser descartado por las dolencias que arrastra.

Mientras España exhibía todo su poderío al mantenerse invicto en 18 partidos con el técnico Julen Lopetegui y sacarle lustre a sus credenciales de candidatura a volver al trono en la próxima Copa del Mundo, Jorge Sampaoli afrontará más dudas sobre si Argentina podrá finalmente salir campeona sin Messi.

“Tenemos que aprender de todo esto”, dijo Sampaoli. “Veníamos a buscar jugadores para definir la lista del Mundial y habrá que sacar conclusiones”.

“El rival nos abofeteó, hay que hacerse cargo, seguir trabajando y dar la cara”, añadió.
El trámite del fogueo fue parejo al principio, pero duró muy poco.

Isco, Marco Asensio y en menor medida Andrés Iniesta cargaron la propuesta de España, con su habitual estilo de presión muy arriba que complicó la salida a Argentina.

Argentina tuvo la primera gran ocasión, desperdiciada por Gonzalo Higuaín. El delantero de la Juventus regaló una oportunidad de oro al tirar alto tras una jugada muy buena, de varios toques rápidos, que arrancó por la zona defensiva derecha de Argentina y terminó por el lateral izquierdo. A un centro rasante de Maximiliano Meza, Higuaín acabó pegándole por encima del travesaño desde el punto de penal.

Poco después, Isco sirvió un buen pase a Diego Costa por el centro de la defensa argentino y el atacante del Atlético de Madrid batrió al arquero Sergio Romero. Los dos chocaron en la jugada y Romero tuvo que ser reemplazado por Willy Caballero.

Poco después, una clamorosa falla defensiva propició el segundo tanto español. Asensio tiró un centro rasante desde la derecha e Isco, su compañero del Real Madrid, anotó desde unos 15 metros sin que nadie lo molestase.

Sobre el cierre del primer tiempo, el defensor Nicolás Otamendi descontó al cabecear tras un tiro libre sin que lo marcasen.

Argentina se desdibujó por completo en una segunda parte dantesca frente a un rival demoledor que marcó goles a placer.

“España nos agarró atacando con mucho vértigo y desorden. Cuando terminaban mal los ataques venían los goles”, analizó Sampaoli sobre la debacle en el segundo tiempo.

“En el desarrollo fue un partido no tan abultado, pero indudablemente hay que hacerse cargo de este partido y seguir trabajando para que esto nos no pase en la Copa del Mundo