Independiente, una vez más, se queda con una estrella internacional. El elenco de Argentina, luego de mucha espera, disputó y ganó su partido por la Suruga Bank.

Los dirigidos por Ariel Holan, desde un principio, decidieron tomar la posta del cotejo y atacar constantemente al Cerezo Osaka, que aguantó como pudo. Cuando el reloj marcaba ocho minutos, la primera polémica del partido hizo su puesta en escena.

Maximiliano Meza desbordó e intentó enviar un centro. El balón impactó de lleno en la mano de Tatsuya Yamashita, un histórico del elenco de Japón. El árbitro neozelandés Matthew Conger, sin embargo, no vio nada e hizo que la jugada prosiga con un tiro de esquina a favor de Independiente.

20 minutos después, el Rojo logró tomar venganza y capitalizar sus llegadas. Posicionado en su hábitat natural, Silvio Romero recibió el balón, eludió al arquero y estampó el primer tanto del encuentro.

Pese a tener el resultado a su favor, los comandados por Ariel Holan no bajaron la intensidad y siguieron buscando extender la diferencia. Sin embargo, el Rojo se topó con un arquero atento y una defensa japonesa que despejaba cualquier peligro visible.

Ya en la segunda mitad, los roles fueron invertidos. Cerezo Osaka tuvo la posibilidad de igualar el partido e Independiente realmente la pasó mal. El anfitrión buscó por todas las vías llegar al empate, pero se topó con el siempre determinante Martín Campaña. El arquero uruguayo se mostró seguro en todas las llegadas y evitó la caída de su arco.

Habiendo superado una etapa turbulenta, Independiente aguantó lo justo en un encuentro que se hizo de ida y vuelta.

Finalmente, el árbitro se llevó el silbato a la boca y señaló el final de una nueva edición de la Suruga Bank. Así, el Rojo levantó un nuevo trofeo internacional, el cual lucirá con mucho orgullo en sus vitrinas.(balovip)